jueves, 12 de febrero de 2009

como bonobos



Enamorado de su madre, ese es el problema. Siempre ese conflicto absurdo que no sería tal si viviéramos en una sociedad más permisiva. ¿Qué tendría de enfermizo el hecho de que el hijo de Angelina Jolie se enamorara de su madre y por qué habría de odiar al bueno de Brad si se diera el caso? ¿No sería mejor que retozaran los tres como bonobos? Si fuera así, no habría ninguna necesidad de odiar al padre ya que este no sería un obstáculo sino un compañero de juegos. Vamos a dejarlo así, porque estoy abriendo unas puertas que luego no sabré cerrar. Ya sabéis: Picad en la imagen y no me miréis de esa manera, que no tengo bonobos en la cara.

5 comentarios:

Clara Torre dijo...

Los tíos siempre con los pantalones en los tobillos.
De pequeño es normal enamorarse de tu madre. Lo raro es lo contrario. En el amplio sentido de la palabra contrario ;)

Rebeca dijo...

Vaya tenemos dos problemas con ese sujeto! Complejo de Edipo y necrofilia.
La verdad es que Freud me parece bastante reduccionista, aunque he leído algunos casos que me hacen creer firmemente en alguna de sus ideas.
Supongo que si yo fuera hija de Brad Pitt, no podría evitar estar absolutamente enamorada de mi padre.

javiguerrero dijo...

Ay Clara, que puntillosa, espero que no le busques el tono machista, mañana nos pondremos con Electra. O bueno, ya lo hace Rebeca por mí.Un saludo y gracias por entrar.

Rebeca:Pues la interpretación de los sueños es casi una comedia. Sin negarle sus aciertos, con la interpretación de los sueños hay muchos que pensamos que Freud ejerció de charlatán- pitonisa-clarividente. Un saludo Rebeca.siempre reconfortante.

Sara Morante dijo...

bonobo, luego existo.
Oye, pero quien entiende dice que, antes de Freud, no había nada. Más que charlatán, un abridor de puertas y ventanas.
Bonono; ya te digo.

javiguerrero dijo...

Si, de acuerdo , abrió muchas pertas, pero eso no le inmuniza contra las críticas, y en lo que a la interpretación de los sueños se refiere, a mi me hizo reir.