miércoles, 4 de febrero de 2009

Amor puxarra



Hace dos o seis meses, estaba en la parada de autobús, cuando escuché dos voces a mi espalda, una femenina, algo nasal ( como de catarro crónico) y otra masculina, de cazalla y tabaco negro:
- ¡Hay que ver como caga ese perro!- dijo la voz femenina
- Muchísimo. Caga muchísimo.- dijo la voz masculina

No quise volverme, me subí al autobús y decidí dejarlos como estaban dibujados en mi cabeza. Decidí también que se acababan de conocer y que el tamaño de la mierda del perro había encendido la llama de un amor intenso y atormentado. El resultado lo podéis leer picando en la imagen.

5 comentarios:

Rebeca dijo...

si es que el amor lo une unas cosas más raras. ahora demostradísimo todo tiene un limite, un pequeño resbalón y un comentario fuera de sitio y ¡ala! ¡otra vez a dos velas!

javiguerrero dijo...

Y somos más raros que un perro verde.Aunque muchos se rigen por patrones que nos intentan encalomar en el cine y la literatura.

javiguerrero dijo...

por cierto, ¿alguien sabe donde puedo mirar el numero de visitasde mi blog?

Rebeca dijo...

tienes que poner un contador en tu blog. Pica sobre cualquier contador de cualquier blog y te llevará a la página que te permite descargarlos.

javiguerrero dijo...

Gracias