martes, 17 de noviembre de 2009

SOBADOR DE MOTORES


Seguro que no soy el primero que cuando el coche decide pararse sabe inmediatamente que lo único que puede hacer es llamar a la grua; no obstante, abro el capó, salgo del vehículo, levanto el capó, miro el motor, asombrado de lo bonito que es y de que todas esas piezas sirvan para algo, toco las cosas, miro el aceite, aprieto los labios, frunzo el entrecejo, sacudo la cabeza, pongo los brazos en jarra, toco todas aquellas piezas que tienen grasa, muevo los cables y le grito al copiloto: ¡ intenta arrancarlo, a ver si ahora…! Como no hemos hecho nada, lo mas probable es que no arranque, pero si arranca por un casual, al volver a dentro le explico al copiloto “na un cable que se había soltao, menos mal que entiendo algo de mecánica que si no ya no llegamos ni a la cena”.

3 comentarios:

Dirty Clothes dijo...

Cuando se me pare el coche pobraré a hacer lo mismo a ver si me da resultado, pk yo de mecánica poco ;P Muy buena la viñeta, a esos se les ha parado el coche más de una vez y no les coge de nuevas ;D

dirty saludos¡¡¡

m A m E dijo...

Un saludo también Javi, buenos comics! Me alegra saber que alguien también aprecio ese libro. No te preocupes, yo considero a las pretensiones en cualquier aspecto de la vida un estorbo para desarrollar nuestras pasiones.

javiguerrero dijo...

Dirty, Si se para el coche en el monte y hay que esperar a la grua lo mejor es un festival de flujos y grasa.
mAmE: El derecho a una respuesta lo he leido tres veces y sí, desde que no tengo aspiraciones profesionales la diversión se ha multiplicado por 10 y la libertad otro tanto.