viernes, 27 de noviembre de 2009

NUMERO 23 Y LOGO NUEVO


Pues, como podéis ver, le he hecho un logo nuevo con sapo nuevo y letras a mano a los sapos ciegos, no porque yo sea uno de esos panolis que piensan que ser moderno es odiar una tipografía y condenarla al ostracismo sino porque digo yo que, por lo menos para el título, no hay que ser holgazán y aunque la letra chiller estaba muy bien porque imita un salpicado como cuando revientas un sapo en la carretera, estaba harto de verla. Además la chiller no la inventé yo sino otra persona muy lista pero que también seguro que está hasta los huevos de ella y ha hecho muchas más; y no puede ser que mientras ese tipo se sigue rompiendo la cabeza para hacer más y más tipografías, ganando miles de millones con ello, yo no sea capaz de crear diez letras para mi título. La de los globos de texto no pienso cambiarla aunque sea la innombrable, esa que empieza por “c” y sigue por “o” y luego una “m”…comi…comic s…. Bueno esa, la innombrable. El otro día en un blog que no me apetece buscar se cagaban en la innombrable y nos mostraban otras opciones que eran igual de feas o de bonitas o de casuales, que la innombrable, pero con algunas leves variaciones, y que si se usan mucho son capaces de hartar a cualquiera que sea capaz de hartarse de una tipografía. Por eso me dijo alguien el otro día que, de no escribir en los globos a mano alzada, es mejor usar las de palo como la Arial, pero yo no estoy de acuerdo porque las lineas rectas me dan mucho pol culo. Hasta los edificios los dibujo curvos por no hacer rectas. Putas rectas de mierda. También está el hecho innegable de que mi letra parece la de un subnormal desequilibrado, y si hago esos guiones con mi letra se van a pensar que tengo a un millón de monos haciéndome los cómics y yo solo pongo la firma.


En este número tenéis una sola historia tan dulce y fluctuante que os recomiendo que pongáis música del bueno de Bach para leerla. Los conciertos para violín y orquesta o algo así, interpretados por Isaac Stern, por ejemplo. O el de violonchelo nº 1 por Jacqueline du Pre. Para cagarse de gusto.

10 comentarios:

Rebeca dijo...

Bueno chico, dicen que renovarse o morir así que...¿por qué no?
Estoy contigo, odio las líneas rectas, ni con una regla he sabido nunca hacerlas.

javiguerrero dijo...

ops, estamos casi chateando, un beso maca. No sé si has leido el número 23 pero la zanahoria de la foto estaba limpia y sin usar y ha sido consumido por la boca y ahora está en el cielo de las zanahorias con otras hortalizas aladas.

javiguerrero dijo...

claro, tú eras la lucecita verde que palpitaba en el geocunter

javiguerrero dijo...

¿si sigo un ratito más poniendo tonterías o si lleno esto de comentarios anónimos insultándome o algo así en un par de horas esto será un hervidero de polémicas y rios de sangre?

Anónimo dijo...

Vaya asquerosidad de mierda el número 23. 15 páginas con solo 5 viñetas, hay que tener morro.

javiguerrero dijo...

vaya, aquí tenemos un crítico, que casualidad.¿Cuantas páginas eres capaz de hacer tú con 5 viñetas listillo?

Anónimo dijo...

Esa respuesta me ha puesto caliente como una perra, dáme tu telefono hombretón

Anónimo dijo...

adoro a los hombre inteligentes

javiguerrero dijo...

esa respuesta ha quedado un pco artificiosa, algo huele mal en dinamarca

javiguerrero dijo...

joder. nueve comentarios, esto es la hostia