jueves, 6 de agosto de 2009

ROPA INTERIOR NEGRA


Cuando me fui a trabajar a Andorra, nos alojaron a varios compañeros en un piso sin lavadora. Debajo del hotel había una lavandería y una lavandera preciosa. En principio todos lavábamos la ropa interior en la bañera porque nos avergonzaba llevarla a la lavandería en el estado en que quedaba después de las jornadas de trabajo en la cocina. No era una lavandería de autoservicio sino que les dabas la bolsa y ellas manipulaban la ropa. La idea de la chica asociando nuestros slips sucios y nuestros palominos con nuestra cara no nos gustaba, así que casi todos decidimos comprar un montón de boxer negros. El problema era que como eran negros no se veía la mierda y pasábamos semanas sin cambiarlos. JA JA JA JA. ¡Se quedaban acartonados y pegados al culo!
JA JA JA JA.
… ES BROMA. Picad en la imágen

2 comentarios:

Elvira dijo...

jajaja...muy bueno. Yo tengo otro: Cómo sabes cuando llegó el momento de cambiar la esponja de la ducha?

-se comenta por los foros que..cuando la esponja empieza a tener más pelo que esponja...jajajaja

Cuidate y no trabajes mucho

javiguerrero dijo...

y la toalla se cambia cuando parece el santo sudario