martes, 25 de agosto de 2009

CASI REAL


Este es un caso que se cuenta por ahí como real, ligeramente variado el guión para que tenga gracia. El original no la tenía , solo se trataba de que la nena se dio cuenta y los mayores no le hicieron caso, o tardaron en hacérselo tanto como para convertirse en anécdota. Quizás fue a la hora de comer cuando lo echaron en falta o quizás el viejo no comía y fue por la noche, al ir a guardarlo, cuando advirtieron que estaba muerto. Quiero pensar que la madre obvió que la niña decía tonterías y tardó solo un ratito en corroborar lo que decía su hija. Sí, prefiero pensar que el abuelo no sigue allí sentado, ya en el chasis y comido por las moscas. Nadie me ha contado si finalmente alguien creyó a la niña o decidieron que el abuelo no estorbaba en la silla y seguir así cobrando su pensión. Conozco el sitio. Este fin de semana me paso por allí y les pregunto si enterraron al abuelo.

3 comentarios:

Rebeca dijo...

si es que ya lo dicen que cierta gente siempre dice la verdad: los borrachos, los locos y ahora los niños.

Peor el caso de aquel que asesino a su padre y lo tuvo sentado en la mesa del comedor durante no se cuanto tiempo para que todos los vecinos lo vieran y pensarán que seguía vivo, inmovil pero vivo. Mira hasta te puede dar para otra tira!

En fin ya contarás lo que averiguas de tu acercarmiento al lugar del crimen.

javiguerrero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
javiguerrero dijo...

pues comer con eso cerca debe ser chachi piruli