lunes, 26 de diciembre de 2011

LA NIÑA QUE LLORA Y LE BRILLA LA CABEZA


El otro día estábamos mi Marisa y yo viendo el programa ese de los fenómenos paranormales que no me acuerdo como se llama y salía una señora que decía que veía niños fantasmales en unos pasillos muy angostos de su inmueble. Mi Marisa se reía y decía que cuánto tarado hay por ahí suelto y yo le dije que un poco anormal sí que era la señora porque yo veía en mi casa del pueblo a una niña que lloraba a los pies de mi cama y ni siquiera se lo había mentado a nadie hasta el día de hoy porque parecía una niña inofensiva y su único problema era que tenía la cabeza luminiscente y yo duermo mal cuando hay luz. Mi Marisa se reía primero pero al ver que mi rostro se mantenía serio e impenetrable se puso seria y quiso saber más
- Pero Mariano, eso lo verías en sueños de niño y te parecía real pero no lo era.
-Esto no fue de niño sino ya de preadolescente, cuando ya tenía los huevos negros; y de dormir nada, cielito, que un día se plantó ahí mientras me hacía una paja y me quitó toda la lujuria del cuerpo, porque sé muy bien que hay pervertidos a los que les gusta enseñarles la polla a las niñas aunque estén muertas y les brille la cabeza pero a mí no me gusta que me miren cuando me la casco ni vivas ni muertas ni por web-cam porque una paja es algo íntimo y personal, Marisa; casi un acto de introspección y de conocimiento profundo del interior de uno mismo que no se debe practicar colectivamente y menos aún con una niña delante, llorando y mirando fijo con la cabeza iluminada como una puta bombilla, Marisa, no  sé si entiendes de lo que te estoy hablando o si alguna vez te ha ocurrido a ti algo parecido de niña o de adulta.
- Ay, Mariano, me estás asustando. Voy a hacer un acto de fe e imaginarme que me estás diciendo la verdad ¿Esa niña aparecía muy a menudo, hablaba, tenía aspecto siniestro o cómo era?
- ¡¡TENÍA UN ASPECTO DIVERTIDÍSIMO, MARISA!!¡¡¿NO TE ESTOY DICIENDO QUE LE BRILLABA LA CABEZA!!?
- Pero no sé, ¿No se te ocurrió preguntarle algo, saber que le pasaba?
- Claro, mujer, si te parece le voy a ofrecer galletas para que se me apalanque ahí todas las putas noches, si ya me jodía el sueño casi todos los meses un par de veces por lo menos.
- Vaya, ¿Y cuándo dejaste de verla?
- ¡¡NO DEJÉ DE VERLA , CARIÑO, SIGO VIÉNDOLA A LOS PIES DE NUESTRA CAMA.
Marisa dio por finalizado su acto de fe y me dijo que me fuera a la mierda. Yo no insistí porque nunca tuve especial interés en compartir mi aparición con nadie. No volvimos a hablar del asunto hasta esta noche que se me apareció el fantasma con su cabeza luminosa y llorando como siempre. Como ya le había contado la historia a Marisa, pensé que era un buen momento para hacer algo que ya hacía tiempo que quería hacer. Desperté a Marisa y le dije que ahí la tenía, para que viese que no soy un mentiroso, pero Marisa no veía nada.
- Bueno, cielito, si no puedes verla no puedes verla, pero ¿te importaría hacerme el favor de hacerme una mamadita antes de que se vaya a llorar a otra parte?
- Joder, Mariano, ¿no decías que no te gustaba hacer porquerías delante de una niña?
- No cariño, lo que no me gusta es cascármela delante de nadie pero que me miren cuando me la chupan me pone como una moto, además ahora ya no es una niña, ha crecido y se parece a una amiga de mi madre que estaba muy buena pero con la cabeza luminescente y los ojos más separados de la nariz.
Marisa me la chupó, pero noté los lengüetazos preocupados. El fantasma que se parecía a la amiga de mi madre lloraba pero ahora miraba para otro lado, la muy puta.
En la imagen, una historia parasubnormal de 12 páginas basada en un hecho real .

2 comentarios:

KENIT dijo...

Veo que eres un penerasta, mira que hacertelo delante de una niña fantasma.
Imaginativo escrito.
Ya sabes que es pecado hacertelo en la puerta del colegio de las ursulinas. Y yo no sé por qué, si la polla la pongo yo, y no me meto con nadie.
Un saludo.

javiguerrero dijo...

Eres un enfermo.