viernes, 16 de octubre de 2009

OSCAR Y EVA Y LUCIO Y SU HERMANA

Oscar y Eva son los nombres ficticios de una pareja que se parecía tantísimo que no entiendo como podían follar. Yo prefieriría follarme a un gato muerto antes que a alguien que se pareciese a mí. Recuerdo que de chavales nadie quería follarse a la hermana de Lucio, a pesar de que estaba muy buena, porque se parecía mucho a él y a ninguno nos apetecía encontrarnos repentinamente con los ojos de Lucio a dos centimetros de los nuestros mientras follábamos y metíamos la lengua en una boca a la que solo le faltaba un poco de bozo para ser la de Lucio. Y María, la hermana de Lucio, andaba siempre desconsolada porque ninguno de los amigos de su hermano quería montarla. Pero esto casi no tiene nada que ver, es que se me ha ido la olla y, como ya dije antes, no me gusta editar los textos.

3 comentarios:

Rebeca dijo...

En realidad dicen que buscamos siempre a gente que se nos parezca, será por esa cosa egoista de querenos tanto a nosotros mismos y querernos vernos reflejados en los demás.

Ahora, lo de la hermana de Lucio lo entiendo.

javiguerrero dijo...

Rebeca, no sé quien dice eso pero sospecho que se refiere a parecidos en cuanto a gustos y costumbres. Solo hay que fijarse en las parejas.

Dirty Clothes dijo...

jajaja con qué cosas y ocurrencias nos deleitas...

dirty saludos¡¡¡¡