sábado, 16 de mayo de 2009

ENTIERRO


Yo nunca voy a los entierros porque soy cobarde y me da miedo verle la cara a la muerte. Mis amigos lo saben y me eximen de ese deber sin reproches. Un amigo me explicó que se había empalmado en el entierro de su padre al abrazar a su cuñada, que era incapaz de vestir recatadamente (25 años, 90- 60- 90) ni en los momentos más trágicos. El hombre se sentía culpable como si hubiera traicionado la memoria de su padre y yo le conté la anécdota de la imagen como verídica. No se la creyó pero pensó en su suegra desnuda y en la posibilidad de que alguien pudiera excitarse ante aquello y le entró la risa. Si necesitáis consuelo o compasión no me llaméis a mí, pero para quitarle hierro al drama soy un hacha. Picad en la imagen.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

a mí me suele entrar la risa, que es peor que empalmarse.

luis09hp dijo...

Oye...¿como hiciste para poner la tira anterior/siguiente en blogger? he incluso pusiste los enlaces de las imagenes, he estado semanas viendo si alguien me puede ayudar y casi nada, espero que me puedas ayudar, la tira es muy comica, la verdad es que es un poco trastornante la experiencia.

Rebeca dijo...

A mi madre también le pasó, lo de la risa no lo de empalmarse. Se quedó delante del difunto y se pusó a reír sim parar hasta el punto que se meó en las bragas.

Desde entonces siempre se va a dar el pésame (eso es sagrado en las familias tradicionales) pero de ver al muerto nada de nada, no vaya a ser que le dé otro ataque de esos.

javiguerrero dijo...

luis09hp, no es del blog, es que enlazo la imagen con mi página web normal, la imagen que cuelgo pertenece siempre a mi otra página www.javiguerrero.es, que e la original de los sapos ciegos(la que está colgada en WEE), esto es un blog adicional para hacer más dinamico el asunto, ya que la otra la actualizo cada mes con un numero nuevo de 20 pags aprox. El blog tiene pocas posibilidades para personalizar y hacer cosas o si las tiene las desconozco.
Rebeca: Me alegro mucho de que tu madre no se empalmara en el entierro al ver el muerto. Un beso.¡y no me has dicho nada de los pollitos!