lunes, 13 de septiembre de 2010

COMO LOS SAPOS CIEGOS EN PAPEL. Nº1

Escribí este diálogo partiendo de una propuesta inicial que no tenía por qué llevarme a ningún sitio. Débora está borracha, tiene calor y se aburre. La idea es hacer hablar a los personajes sin esperar nada de ello. El diálogo en cuestión no me llevó a nada en el primer momento, pero un par de meses más tarde salieron de ahí tres chistes sin conexión aparente, que saldrán en el 2º número de los sapos ciegos en papel.
DÉBORA BORRACHA
-Otra cerveza joder, que estoy hasta el coño de este calor de los cojones, me cagonelcoñola virgendecovadongayacojones, todo el puto día aguantando a todos estos subnormales que vienen por aquí.
-pero débora, mirate como estás ¿es que no ves que así vas a acabar destruyéndote a ti y a la gente que te quiere?
-tú a mi me chupas el culo, puto calvo de los cojones.
-Pero, Débora, por dios, que me está dando vergüenza hasta a mí, verte de esa manera.
-Y tú qué coño quieres, enano de mierda? ¿Quieres hacerte una paja contra mis zapatos?¡¡Te dejo hombre!!
-vaya, Débora, estarás contenta, ya has hecho llorar a Manolo.
-¡¡a Debora lo que le pasa es que le falta una polla!!
...
-jeje(Dangerous)
-¿y tú de qué te ries hijo de puta?
-jeje je
-a mí no e vengas con risitas
-jejeje
-jodido cabrón, sé lo que estás pensando
-jejeje
-a la mierda, eres un hijo de puta
-Eh Débora, por qué no te vas un rato a charlar con tus amigas de siempre y te tranquilizas un poco...
-¿amigas,?
--sí mujer, esas que seguramente estén ahora paseando a sus nietos...
Como podéis ver, la cosa se queda bastante desangelada y no parece llevar a nngún sitio, sin embargo, una frase suelta me llevó a un chiste y otras dos a otro que no tiene nada que ver con la idea original de "Debora está borracha". El caso es que este es mi sistema para desatascar mi cerebro y casi siempre funciona (los que no compartís mi sentido del humor diréis que nunca funciona, lógicamente). Pero no pretendo dar clases de elaboración de chistes sino compartir mi pequeño truco que no es tan mío como me gusta pensar. En realidad la improvisación hace años que se usa para elaborar gags cómicos y todo lo que voy a explicar lo podéis deducir leyendo algo de la bibliografía que añado al final o pasando más tiempo pensando gilipolleces que trabajando para levantar el país. En mi caso lo uso como una especie de brainstorm en el que solo hay una persona aportando ideas. Escribir, (en vez de solo desarrollar en la cabeza), un largo diálogo en el que no hay límites ni necesariamente lógica permite abrir varios caminos laterales que no solo pueden ser usados a placer meses más tarde, sino que ponen al cerebro en situación de proyecto en suspensión o proyecto latente, de manera que, aunque parezca que nuestra mente ya no se ocupa de aquello que estuvimos desarrollando en el papel, lo sigue haciendo mientras cagamos, comemos e incluso mientras hacemos algunas actividades un poco más complejas que requieren nuestra atención, como doblar el papel para limpiarse el culo. Es como si tuviéramos a un enanito trabajando por su cuenta, un enanito que no caga ni come y se dedica exclusivamente a atar cabos y a pasar la escoba.
Pero los enanitos en las cabezas no existen y las musas inspiradoras tampoco. Son un invento del mundo del arte, que sirve para rodear de misterio a los artistas y dotarles de una aureola de genialidad introspectiva. La idea es que el artista pretende ser un poco gurú y le gusta hacernos pensar que él sabe cosas que los vulgares mortales no sabemos.
Así que yo me sacudo la caspa, me siento a cagar, escribo idioteces en papelitos y archivos de word y dejo que mis neuronas bonobo se pongan en marcha sin estresarme demasiado. A mí me hacen gracia las cosas y tarde o temprano las piezas encajarán y llegará el momento de hacer unos dibujos que dicen cosas, unas veces más graciosas y otras menos.
Dentro de muy poco se editará en papel el segundo número de los sapos ciegos, con 68 páginas de las que al menos 34 son inéditas y del que solo queda por hacer la maquetación (que no es poco) y en este video podéis ver algunas cosas que contiene y algunos bocetos preliminares, con un delicioso himno country cantado deliciosamente por unas niñas en la película ¡OH BROTHER! , de los Coen.
BIBLIOGRAFÍA:
Yo tengo razón, tú estás equivocado, Edward de Bono
Pensamiento lateral, Edward de Bono
Inteligencia fracasada, Jose Antonio Marina
Elogio y refutación del ingenio. Jose Antonio Marina
La inteligencia intuitiva, Malcolm Gladwell
Teoría de la inteligencia creadora, Jose Antonio Marina.
Cualquier libro de Álvarez Rabo
Cualquier libro de Calpurnio
Cualquier libro de Scott Adams
Cualquier libro de Gary Larson
video

No hay comentarios: