martes, 4 de mayo de 2010

33. LEE ESTO Y VUELVE A ENTRAR


Se me ha ocurrido que estaría bien explicar cómo hago chistecillos cuando no tengo la cabeza para hostias. Pongamos que no tengo la cabeza para hostias porque me duele una muela. Pongamos que consigo reducir considerablemente el dolor, pero me preocupa tanto que no haya desaparecido para siempre e incluso que acabe de comenzar un largo y tortuoso periplo de mi vida en el que el dolor será una constante, que no tengo el cerebro en ese estado receptivo que me hace ver la risa donde parece no haber nada. Bien, pues cojo y empleo el truco del dibujo sorpresa. Cojo y lo hago. Hago un señor con una cara fea usando unos trazos que no son los habituales. Es un dibujo lúdico y no hay proyecto. No sé a dónde va a ir a parar. Lo hago muy anquilosado , a este señor, con las manos pegadas al cuerpo y una incómoda joroba que le llega hasta la coronilla. ¿Y ahora? Las manos, me gusta dibujar manos nudosas y con venas y me da por ponerlas en una postura imposible que me obligue a currarme más los dedos y así pasármelo mejor haciendo las arruguillas y las venas. Ahora tenemos un dibujo sumamente raro porque no se me ocurre qué puede haber llevado a este señor a poner las manos así. De eso depende que el dibujo se convierta en chiste o que siga siendo una cosa que hice por deporte. Este señor sonríe así que probablemente le causa algún placer mover las manos así. ¿Y por qué no le preguntamos a él?. Se lo pregunto y me dice :porque se me da bien. Me hace gracia pero no lo bastante. ¿Por qué se le da bien esa estupidez en concreto y por qué le gusta hacerla ? Pues porque con el resto del cuerpo no puede hacer nada. ¿Por qué? Porque no puede casi ni moverlo. ¿Por qué? Porque es viejo. Ahora tengo que simplificar: ¿Qué pregunta le hago para que quede claro que el señor es muy viejo, ya que el dibujo no es demasiado explícito en esa cuestión y no puedo cambiarlo(son las reglas del juego)? : ¿Por qué hace eso con las manos, abuelo?. ¿ Y qué me responde él para que no solo exprese que no puede casi mover el resto del cuerpo sino que no espera poder hacer eso con las manos durante mucho tiempo más, añadiendo un toque de humor negro mayor aún?: Porque todavía puedo. Y lo hace sonriendo, como muchos viejos cuando te dicen que ya sobran en este mundo. Ahora solo hay que poner esas manos a hacer gimnasia un rato antes de que la voz en of le pregunte al viejo, para que el lector sienta también curiosidad por el extraño comportamiento de sus manos.
Inmediatamente me doy cuenta de que acabo de abrir la puerta y ahora puedo ir a por más: La viñeta negra: ¿Por qué es gracioso que una voz en la oscuridad le diga a su mujer que está preocupado por la actitud en la escuela de su hija de 9 años? Pues porque la mujer le responde que le saque la polla del culo si es que van a hablar de los niños. ¡Y sin hacer un puto trazo, con una viñeta negra(o tres)! ¡soy el puto amo!. Ahora puedo cerrar la puerta detrás de mí y seguir urgando y jugando porque en el país de los culos y las gominolas no hay muelas podridas. Las neuronas están contentas y se van de excursión por caminos desconocidos, despertando a otras neuronas que estaban inactivas, en estado de hibernación, que se conectan a su vez con otras neuronas que nunca en la vida se habían molestado en hacer nada de provecho. Juegan juntas y cada vez que piensas que lo hacen, nuevas neuronas se unen a la fiesta y se ríen y se masturban y sodomizan como bonobos. Eso es.

¿Si para pelar patatas hubiera que estudiar una carrera, que nombre tendría?

Vuelve a entrar en el número mágico, el 33. Porque en el post anterior lo anuncié bajo la presión de un dolor de muelas y me tengo prohibido editar mis textos. Seguro que ahora aprecias más su contenido.

2 comentarios:

Visto Desde Atrás dijo...

¡Qué monstruo eres Javi!

javiguerrero dijo...

Es lo dices por mi nueva foto de perfil..:)