lunes, 28 de diciembre de 2009

MALA, MALA, MALA, PERO MALA DE VERDAD

En casi todas las cocinas había una mujer separada o soltera entrada en años y con muy mala hostia, que se sentía amenazada por todo el que entraba nuevo a trabajar. Cuando vomité sobre la pila de platos sucios supuse que le habría quedado claro que yo no era una amenaza para su puesto de trabajo pero como había sido víctima de un marido alcohólico y maltratador, su mente enferma me adjudicó la personalidad del gañán con el que había estado casada. Yo hacía ensaladas, me lavaba las manos después de cagar y me bebía la ginebra de lavar los cubiertos mezclada con agua para que nadie advirtiera mis excesos. También hacía unos pasteles de chocolate que se servían calientes con una rodaja de mandarina y cuya sola visión me provocaba arcadas . La camarera que lustraba los cubiertos al lado de mi pequeño rincón de trabajo me ponía como un burro porque era joven y exuberante, ceceaba y olía bien. Cuando le dije que era de Navelgas me contó que ella había "eztado allí de coloniaz cuando tenía 14 añoz" y yo le pregunté si de aquella ya menstruaba. A partir de aquel día anduvo un poco escurridiza y parecía que me evitaba. Yo no entendía como podía ir por la vida de bomba sexual a punto de explotar y escandalizarse por una pregunta tan inocente, a no ser que sintiera algún tipo de repulsión hacia mi persona. No se puede ser puta y señorita a la vez. Pero se me ha ido la olla. Estábamos con la zorra amargada de 52 años que intentaba joderme la vida para que dejara el trabajo. Primero le dijo al cocinero jefe que yo olía mal. Bien, era cierto. Luego le dijo que me había visto robando un magret de pato en la nevera. Bien, era cierto. Luego le dijo que vomitaba con frecuencia sobre los platos que esperaban en la maquina de lavar y los metía igual sin pasarles ni un agua. Esto era mentira, solo lo hice 2 veces y fue un accidente. Le dijo que me había pillado varias veces empinando el codo en el almacén. Cierto. Que fumaba en la nevera, que me comía los restos de los platos, que me bebía el vino sobrante de los clientes y que me había visto lamiendo la cuchara del postre de la recepcionista superguapa – francesa. Cierto, cierto, cierto y cierto. Pero ¿cómo se puede ser tan miserable?... Me refiero a ella, por si alguien se lo está pensando.
Así que un día la agarré aparte y le dije que la iba matar con mi mejor tono de voz de psicópata cinematográfico. Le dije: “Te voy a matar hija de la gran puta”. ¿Y sabéis qué hizo la hija de la gran puta? me cogió los huevos con las dos manos, sin nada de amor, y me dijo: “A ver”. ¿Se puede ser más miserable y más mezquina y más mala?
Luego estuvimos saliendo un poco pero la relación se estropeó por culpa de mis vicios y sus arrugas.
Era mala, mala, mala, pero mala de verdad. Creo que sigue allí, pelando patatas, y allí seguirá hasta que se acabe el mundo.

6 comentarios:

Ovetdao dijo...

Siendo de Navelgas ya lo entiendo todo...

Eres muy exigente, Javi, no te das cuenta. Que si la camarera era puta y señorita, que no sé por qué te molestan a ti las putas señoritas o las señoritas putas; que si la otra era mayor, amargada, chivata, arrugada y mala... Bueno, la recepcionista te valía, ¿eh?, pues al ataque, no te cortes hombre.

(Y gracias por hacerme reír tanto)

Anónimo dijo...

jajajaja!!!

Javier tienes unos raros pero atractivos rituales de apareamiento, dignos de estudios profunnnnndos jejeje.

Vale, lo asumo, lograste que me excitara imaginándote cogido de los huevos ñam ñam jejeje. Esto ya es casi un blog porno.

PD: Debes tener cerca unos paisajes preciosos de nieve, comparte no seas tacaño...

javiguerrero dijo...

Ay Ovetdao!, La recepcionista...siempre las contratan exuberantes e inancalzables esos hijos de puta que dirigen los hoteles.
Anónima,qué chévere que te excite una escena de sexo al lado del contenedor de un hotel, con esos exóticos olores a comida podrida y aceites requemados.

javiguerrero dijo...

Gijón nunca tiene paisajes nevados. Pero ya habrá tiempo de sacar unas en el pueblo.

Anónimo dijo...

No sé que desearte para el 2010, no te conozco tanto, veamos... Escoge el deseo y yo enviaré todaaa la energía que me sobre después de desear los míos, para que tengas los tuyos.

PD: en realidad me excitó más tu imagen vomitando los platos, yo restregaba el vomito con.... jeje

superKawaii!! dijo...

que tengas un buen 2010 javi!
un saludo!