miércoles, 8 de abril de 2009

UNA NIÑA FEA COMO UNA MOCHILA


Jamás nadie me ha escuchado decir nunca, al presentarme a su hijito, frase alguna de elogio hacia el niño en cuestión. ¿Por qué?, porque así todo el mundo da por sentado que no soy de piropear niños y cuando me presentan a uno extremadamente feo no se ofenden ante mi mutismo. Mi frase estandar ante la exposición de un niño para mi valoración es “¿Le sacáis parecido a la madre o al padre?” o si está uno solo de los padres afirmo sin dudarlo que el niño es igualito que él. Pero mi amiga P. con esa empatía propia de algunas mujeres muy solidarias con las otras mujeres, sobre todo si son madres, se siente siempre en la obligación de decir algo bonito. Así, el otro día estaba tomando una cerveza con ella cuando llegó un tipo portando en sus brazos a una niña de unos tres años que, sin padecer ninguna malformación congénita, era demasiado parecida a Fernando Fernán Gómez en el otoño de su vida. Se saludaron y nos presentó a su hija. Mi amiga se quedó, por primera vez en su vida, sin palabras, con una sonrisa congelada que duro un minuto o dos horas y consiguió avergonzarme, y finalmente dijo: ¡Ay que ver que pestañas más largas tiene la niña!
Como no sería capaz de dibujar aquella cara de la niña os propongo un chiste de niños feos que sospecho que ya he publicado pero queda bien para este tema (y yo tambien me tengo que joder con los capítulos repetidos de los Simpson, que hasta les estoy cogiendo asco).

7 comentarios:

Rebeca dijo...

ja,ja! qué me parto! una mochila! no sé porque será pero siempre que se cruza un feo de los que hacen epoca nadie puede dejar de mirarlo.

Anónimo dijo...

ja ja ja..por eso no puedo dejar de leer este blog. Ahora ya puedo salir a currar con una sonrisa en la cara, de esas que te dejan expresión de estúpida feliz...(hasta que alguien llegue y me la borre con alguna otra estupidez menos divertida)

Elvira

javiguerrero dijo...

Rebeca: si, por el rabillo del ojo, como a un tipo con un miembro amputado o una mancha enorme en la cara. Un vistazo rápido para no incomodar pero que a veces es tan rápido que no acierta en la interpretadión de lo vio en realidad.(Ay, que me estoy poniendo seudocientífico y solo es un chiste).
Elvira: seguro que en tu curro te encuentras con situaciones que, con una pequeña vuelta de tuerca(o sin ella) son perfectas para reirse a gusto.

Anónimo dijo...

situaciones divertidas las hay, pero es poco profesional dar rienda suelta a la risa delante de los clientes...Si me lo permites, prefiero reirme con estas viñetas que seguro que no pone en riesgo la facturación de mi empresa.

Elvira

javiguerrero dijo...

No, tontorrona, delante del cliente no, luego en el bar con los amigos, y siempre que quieras con mis viñetas, por supuesto. También me puedes describir alguna situación de esas y a lo mejor me sale algo. Siempre estoy ávido de historias corrientes que dan risa.

javiguerrero dijo...

Yo, cuando me da la risa delante de algún cliente, le digo que es porque hace media hora estuvo un cliente borracho con un palillo detrás de la oreja. Es una anecdota real lo que pasa es que la explico siempre que el cliente dice alguna estupidez o hace algo extraño que me hace reír.

Anónimo dijo...

tontorrona? uyyyy lo que me ha dicho!...ja ja

La barra del bar tampoco es lugar adecuado, aunque reconozco que en mitad de la noche me asaltan algunas veces imágenes de escenas vividas en cabina y la risa no me deja dormir durante un rato...(los vecinos me evitan, también deben pensar que oigo voces..)

Elvira