miércoles, 26 de noviembre de 2014

Heces y orina en venta



Mariano Parrondo y la tristeza.



—¿Y por qué siente usted la obligación de estar triste?


—No todo el rato, pero si llueve y eso y yo ando por ahí silbando y riéndome de cualquier mierda me da la impresión de que soy un inadaptado. El otro día me dijo una señora en el ascensor que vaya tiempo tenemos y yo le dije que la lluvia no le dejaba ver el pantano y me empecé a reír yo solo de la ocurrencia y me pareció que me miraba raro.


La psicóloga tenía una sonrisa de lo más natural y la intensidad de su mirada me hacía pensar que realmente le importaba mi problema, pero se había quedado sin palabras.


—A ver, para que me entienda, la música esa chill out, por ejemplo, en vez de provocarme tendencias suicidas como es de ley, me hace reír como un lunático ¿sabe? Siempre que veo un anuncio o que me ponen esas composiciones en los finales tristes de una peli me imagino a un pato Donald sumido en una profunda depresión o a una barbie-venascortadas con alopecia areata y si estoy bebiendo lo escupo todo como un aspersor de la risa que me da. He probado con canciones tristes de amor,  dejando entrar haces de luz tenue por los agujeritos de las persianas semicerradas y nada de nada. Ni suspirando profundamente. Vamos, es que es cerrar los ojos para escuchar y sentir intensamente mi propio suspiro dentro de mí e inmediatamente formarme la imagen mental de un letrero luminoso que dice “¿Qué suspiras, anormal?”. Y fíjese que hay canciones tristes como para estrellarse uno la cabeza contra la pared y tirarse de las orejas, pero nada de nada.  


Estuvo un rato mirándome muy seria. Ya no sonreía.


—Mire, aunque creo que me está usted tomando el pelo, el hecho de que se haya gastado 50 euros en una sesión me hace dudar. La tristeza es un sentimiento real y no un posicionamiento estético, aunque el mercado cultural lleve años haciendo uso de ella como un elemento más en un escaparate de productos de consumo, animándonos a revolcarnos en nuestras  miserias y creando una mercadotecnia para disfrutar de la melancolía en todo su esplendor. Le aconsejo  que abra bien las ventanas y procure disfrutar de la vida y de la salud si la tiene.


—Vaya, señorita, eso que me ha dicho es realmente triste. Siento un nudo en la garganta. Es usted una gran profesional. Los 50 euros mejor gastados desde que me compré por fin el microondas, hace dos años. Gracias. ¿Le pago a la recepcionista?


Hacer el lunático en entrevistas de trabajo es divertido y más barato, pero confundir a un psicólogo me hace sentir más realizado. La persona que entra en la consulta nunca es la misma que sale de ella, siempre es alguien mejor y con la autoestima más alta. Deberían aconsejarlo en los manuales de crecimiento personal. Eso es, dedicarle un capítulo completo a los efectos terapéuticos de un asalto en la consulta de un psicólogo con resultado a nuestro favor por k.o. técnico.

martes, 25 de noviembre de 2014

Sin paradas

Sin paradas:
—Perdone, ¿tiene parada en Avilés?
—Es una línea urbana, caballero, solo Gijón.
—¿Eso es un sí o un no?
—Un no. Este va a Somió.
—En Oviedo tampoco tiene parada, supongo.
—…
—¿Eso es un sí o un no?
—…
—O sea, directo, sin paradas.
—…
—Ups, mi parada, hasta luego.
Es ese conductor medio faltoso que un día no me quiso esperar a pesar de gesticulé como un mono para que me viera. Supongo que la próxima vez que le haga las mismas preguntas me mandará a la mierda.

Hastío


El bucle eterno


La tienda de Javi Guerrero

http://comolosaposciegos.blogspot.com.es/2016/10/dolce-pensare-niente3-bichos-peludos.html
comprar pinchando en la imagen

DOLCE PENSARE NIENTE (2) El beso. Cómpralo ya

Amor adolescente, alcoholicos anónimos, casas sucias, sexo sucio, ictus y otras cosas en esta oda a la estupidez que es "Dolce pensare niente". 68 páginas A5 en blanco y negro en papel ahuesado de 160 grs, encuadernado en rústica y cubierta en color por 6 euros mas 1 de gastos de envío. Un chollo.
click en la imagen para comprar
Pincha en la imagen para comprar



DOLCE PENSARE NIENTE (1)

Ya puedes comprar el "DOLCE PENSARE NIENTE" por 6 euros +1€ de envío (si sois de Gijón os devuelvo el euro caso de que os lo de en persona), cómic autobiográfico de 68 páginas en blanco y negro A5

 Esta es la primera entrega de lo que espero que sea una serie de al menos tres volúmenes.
"La idea de hacer un cómic autobiográfico me rondaba por la cabeza desde que caí en la cuenta de la náusea que me producía no ser conde ni tener criados y saber que jamás iba a alcanzar ese estatus, justo al poco de ponérseme los huevos negros durante la cándida adolescencia"
http://comolosaposciegos.blogspot.com.es/2016/03/dolce-pensare-nientepre-compra-ahora.html
click en imagen para comprar



 11,50 €
http://comolosaposciegos.blogspot.com.es/2015/03/dios-esta-en-el-boe-en-preventa-o-en.html


Cómic-humor gráfico.
80 páginas en color.
encuadernado en rústica
16x21 cm apaisado.
PINCHAR EN LA IMAGEN PARA COMPRAR

"En los tiempos correctos del diálogo en el talante, la palabra a punto de boca con su enjundia y opinión formada, su tesis y praxis y su pedagogía, y ese balar de ovejas bien blancas y maribuenas, Javi Guerrero dibuja bocadillos sangrantemente secos, exquisitamente soeces y desagradablemente perfectos."  
Isabel Lueje

"Que Dios haya demostrado su ubicuidad apareciendo de estrella invitada en el BOE en febrero de 2015 me hace sentir los hombros más cerca de las orejas."
Javi Guerrero




Dos micronovelas en una: “Mira qué tonto”, el libro reverso de “El baile de las moscas Silvia”, es una recopilación aleatoria de trocitos de vida que recuerdo como pequeñas performances surrealistas que enriquecen mi existencia sin haber hecho mella en ella, al igual que la visión de una gaviota despedazando una paloma o de una obra de arte bella y estúpida pueden grabarse con huella indeleble en la memoria sin ir acompañadas de conclusión alguna. Todo ello salpicado de esas encantadoras estupideces inventadas, destinadas a que el lector no acabe ensalivando las páginas mientras reposa su cabeza sobre el libro, sumido en un irremediable sopor.
 “El baile de las moscas silvia” podría ser uno de esos relatos de iniciación de un adolescente a la vida adulta, pero el protagonista es demasiado hijo de puta como para hacernos brindar por la cándida adolescencia. 140 páginas Tamaño A5 Encuadernado en rústica .Texto. CON CADA PEDIDO, UN DIBUJÍN ORIGINAL DE REGALO, DURANTE EL MES DE DICIEMBRE.
 Prólogo de JaimePoncela. Reseñas aquí y aquí

CÓMPRENLO EN LA BARRA LATERAL

***
 “Mi Marisa es un ángel” Mariano tiene el egoísmo y la inocencia de un niño y la lujuria de un depravado. Marisa es joven y sensata y su sensatez linda con la locura de Mariano. Juntos hacen un simpático tarado de dos cabezas. 176 páginas de cómic y relatos ilustrados en color
 176 páginas 17x24. Encuadernado en rústica Color. Reseñas aquí.
DURANTE EL MES DE DICIEMBRE DE 2014, UN FANZINE DE REGALO CON EL LIBRO O UN DIBUJO, A ELEGIR.



CÓMPRENLO EN LA BARRA LATERAL
***
 "Donde hay globos hay alegría" es la secuela de "Mi Marisa es un ángel" donde continúan las barbaridades de Mariano y Marisa. Os prometo risa floja, inteligente, ibérica, inglesa y escatológica. También la ternura del monstruo y globos de colores. Incorrección política y humor negro. 154 páginas de cómic y relatos ilustrados en color por Javi Guerrero + las impagables colaboraciones de Alberto Pieruz, Goyo Rodríguez, Gallota, Oliver González, Ata Lasalle, Furillo, Juarma López, Jose Tomás, Señora Milton y Pedro el Koko Parrilla. 154 páginas Rústica 23x21 Color. Reseñas aquí
DURANTE EL MES DE DICIEMBRE DE 2014, UN FANZINE DE REGALO CON EL LIBRO O UN DIBUJO, A ELEGIR.
CÓMPRENLO EN LA BARRA LATERAL

http://comolosaposciegos.blogspot.com.es/2015/05/oferton.html
 Picar en la imagen para comprar el ofertón.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Usaider hijo de puta









Yo funciono así. Soy un usaider hijoputa. Todos los días bajo a por el periódico y le digo a la kioskera:
—Dame el periódico, puta fracasada de mierda.
Es que tiene las cejas así misericordiosas, hacia arriba, y un hilo de voz que pide perdón por existir y me dan ganas de arrancarle la cabeza por pusilánime y arrastrada.
—¿El comercio?
—No, cojones, la Nueva, que se acaba de morir  Philip Seymour Hoffman y tengo ganas de saber si tenía algún pariente en Tineo.
Se pone toda nerviosa, la pobre. Agarra La Nueva España.
—¡El comercio, cojones, ¿qué me cago en dios me importa a mí la puta madreña connection?!
 Y siempre le tiro las monedas en céntimos de manera que la mitad se esparzan por el suelo.  
Luego, a lo mejor, cuando voy a la pescadería del Alimerka:
—A ver, gilipollas, dame la trucha esa que me mira con cara de haba.
—¿Eh? ¿Qué trucha?
—Cojones, la que me mira con cara de haba, vaya pescadero de mierda que tiene 6 truchas y no sabe cuál de ellas mira con cara de haba.
—¿Esta? —señala una al azar.
—Dame cualquiera, cojones, ¿o es que te parece que las otras tienen una mirada especialmente inteligente?
Se pone nervioso, el pobre.
Y luego en el autobús, si veo a alguien sentado en el sitio de los minusválidos, por ejemplo, como el otro día, una chica de gafas de pasta que le sonreía a su smarth phone:
—Me cago en tu puta madre, llevar gafas y ser idiota no es una minusvalía así que ya estás levantando el culo, zorra de los cojones.
A mi mami no, a mi mami la trato bien:
—¡Mami! —le digo—. ¡Ya estoy aquí! ¡Déjame unas pastis de esas que te recetó el médico!